21/4/17

Lemon dress: vestido de fiesta Philippa & Co by Cocoa

Hay vestidos que te enamoran a primera vista y que sabes muy bien que, si no te los pruebas, no te los podrás quitar de la cabeza.

Algo así nos pasó con este vestido de fiesta con un refrescante estampado de limones de la colección de Philippa & Co. Nos pareció un vestido muy original y con un corte perfecto para primavera y noches de verano, ideal para lucir en alguna ocasión especial. Con el buen tiempo se multiplican los eventos sociales y conviene estar preparada.




Los detalles

Del vestido nos encantaron sus sutiles manguitas, que caen ligeramente sobre los hombros. También el lacito del escote y la lagrima que se forma en la espalda. El tejido es una gasa muy liviana, pero como el vestido lleva forro, se evitan sin problema las transparencias o que la prenda se pegue al cuerpo. Se ciñe sin marcar y es muy cómodo de vestir. 



Los complementos

Decidimos recurrir al negro para los complementos, en línea con el fondo del vestido. Es el comodín al que una recurre ante un imprevisto porque siempre cuentas con acopiar algunos complementos básicos en negro como fondo de armario.

Para un look más atrevido, podríamos haber apostado por el verde o el amarillo para alguno de los complementos (¡pero no para todos!).  Elegimos unos peep toes de tacón alto y una cartera de mano efecto piel.

El toque especial lo aportan los pendientes: piezas únicas con mucha personalidad creadas por la orfebrería de autor Enco de nuestra ciudad, Zaragoza. 




El peinado

Una vez más, acudimos a D'Veró Estilistas  para elegir un peinado que luciera el estilismo y finalmente nos decidimos por unas trencitas de cascada con ondas al aire. Enseguida captaron nuestra idea de lucir un look no excesivamente formal y un poquito romántico. Muy Zsa Zsa Zsú.  El resultado ¡no pudo gustarnos más!

  






GuardarGuardar

20/4/17

Mujeres cool, por Quique Artiach: entrevista a Ana Muñoz de la Torre

Ana Muñoz de la Torre es escritora, correctora profesional, asesora literaria y ha ejercido también como periodista. En 2007 publicó su primera novela y en la actualidad dirige en Zaragoza los cursos de escritura En el camino.



Quique Artiach: Naciste en  Córdoba ¿Fuiste una niña muy saltarina o en seguida te decantaste por la lectura?

Ana Muñoz: Siempre fui una niña saltarina. En mi caso lo primero no fue la lectura, sino una pasión desmedida por el cine. Luego vino la escritura, supongo que por mi necesidad de explicarme el mundo, e incluso de ajustar cuentas con la vida. Por fin, cuando tuve capacidad para centrarme un poco y concentrarme, sí que llegaron los libros.

Quique Artiach: Sé de buena tinta que estuviste doce años en Madrid trabajando como correctora y como lectora de originales en distintas editoriales ¿Qué aprendiste? ¿Qué echas de menos y de más de la capital?

Ana Muñoz: Aprendí lo poco valorado y lo mal pagado que está el trabajo de cualquier profesional de ese ámbito. Si al traductor se le invisibiliza, el corrector directamente no existe. De hecho, desde que comenzó la crisis se ha prescindido en numerosas publicaciones y editoriales de su figura, de ahí que nos duelan los ojos al abrir algunos libros, periódicos y revistas.
En cuanto a la lectura de originales, es una responsabilidad muy grande, porque tú decides si una obra pasa o no un primer filtro de cara a su posible publicación.
Con respecto a Madrid, lo que más echo de menos es salir a la calle y tropezarme con una historia que contar en cada esquina.

Quique Artiach: Del año 2005 al 2010 tuviste un blog ¿De qué trataba?

Ana Muñoz: Se llamaba La orgía perpetua. Era un blog de ficción que partía de una cita de Flaubert: “La única manera de soportar la existencia es aturdirse en la literatura como en una orgía perpetua”. Por tanto, lejos del equívoco al que podía llevar el título, se trataba de una celebración de la vida y la literatura.
Su protagonista era una antiheroína tierna y descarada que se paseaba por Madrid a la caza del amor y la felicidad. Como es lógico, iba de trompazo en trompazo.

Quique Artiach: Publicaste una novela “Ella y La orgía perpetua” ¿Nos puedes hablar un poco de ella?

Ana Muñoz: Sí, en el año 2007, una editorial independiente (Gens ediciones) se puso en contacto conmigo porque deseaba publicarme una novela a partir del material del blog. Se trató de un trabajo complejo, porque tenía que conseguir que el lector que no conociera el blog no se sintiese perdido al adentrarse en el universo del libro. Lo que hice fue prescindir de algunos textos y añadir otros nuevos. El resultado fue algo inclasificable, tal vez algo próximo a la novela secuencial, donde lo mismo te encontrabas un poema que un microrrelato que un fragmento de guion.

Quique Artiach: En el año 2010 llegaste a Zaragoza y trajiste contigo “En el Camino”,  un taller de escritura creativa  ¿En qué consiste? ¿A quiénes va dirigido? ¿Cuándo empiezan los cursos? ¿Quedan plazas?

Ana Muñoz: En el camino nació en el año 2008, en Madrid, con vocación itinerante. Llevaba años trabajando en una escuela de escritura, y me apetecía sacar adelante mi propio proyecto. En principio, la idea era acercar los cursos de escritura a ciudades donde no existían los talleres literarios.
Por motivos personales, en el año 2013 me trasladé a Zaragoza, así que me traje conmigo mi proyecto. A fecha de hoy impartimos todos nuestros cursos en la capital.
¿A quién van dirigidos? A cualquier persona que quiera contar historias y desee conocer las herramientas básicas del oficio de escritor.
En cuanto al calendario, hay cursos anuales, trimestrales, mensuales e intensivos para adultos, adolescentes y niños. En la mayoría de cursos, el alumno puede incorporarse en cualquier momento del año. En función de su nivel de escritura, nosotros le indicamos el grupo en el que obtendrá un mayor rendimiento.
El 17 de abril hemos abierto un grupo de iniciación a la escritura creativa llamado Soñar, jugar, escribir. El 27 de mayo, Manu Espada, autor experto en microrrelato, impartirá un taller intensivo sobre este género. En el mes de julio nos ocuparemos de niños y adolescentes con una nueva convocatoria de nuestro Campamento creativo de escritura y cine en el Centro Joaquín Roncal. Un no parar, ya ves.
Este año, además, estamos felices porque hemos logrado poner en marcha un sueño muy anhelado: el Club En el camino, donde los socios, entre otras actividades, disfrutan de un club de lectura (coordinado por mí) y un cinefórum (coordinado por el realizador Javier Estella) de octubre a junio. Ha tenido una aceptación estupenda, así  que el próximo curso seguiremos programando actividades.

Quique Artiach: Tengo una teoría que quizás puedas ayudarme a investigar, yo creo que hay gente que es “más de bar” ¿Crees que esto es así? Y si es así ¿Eres tú “más de bar”?

Ana Muñoz: La verdad es que no. Me encanta ir de bares con los amigos, pero en un momento determinado el bullicio me abruma. Pese a mi carácter sociable, soy bastante introvertida. El de escritor es un oficio como otro cualquiera, y por tanto hay que dedicarle muchas horas. Para contar tienes que vivir, pero después de vivir debes sentarte con calma frente al ordenador, pensar, organizar apuntes e ideas... Sé que esto suena mucho menos romántico que lo de la caricia de las musas, pero es la cruda realidad.

Quique Artiach: Esta pregunta es clásica. ¿Gato, iguana, perro, serpiente, búho o araña?

Ana Muñoz: Pues mira, soy poco original en cuanto a animales se refiere: desde hace siete años comparto mi vida con el perraquillo de mis ojos. Y luego, fíjate, me encantan los gorriones. Es una pena que estén en peligro de extinción por culpa del maldito cambio climático.

Quique Artiach: ¿Te has planteado retomar tu trabajo como autora? ¿Estás escribiendo algo ahora?

Ana Muñoz: Acabas de clavar tu flecha en mi pedazo de Talón de Aquiles: tengo una cuenta pendiente conmigo misma en ese sentido. Espero poder resarcirme cuanto antes. En los últimos años he volcado toda mi energía, mi tiempo y mis desvelos en sacar adelante En el camino, en abrirle un espacio en el terreno de las escuelas de escritura, en formarme, formarme y formarme, y en enseñar a los demás lo poco o lo mucho que sé sobre el tema.

Quique Artiach: ¿Cuál es tu autor o autores preferidos? ¿Nos podrías recomendar algún libro?

Ana Muñoz: Son tantos... y depende tanto del momento de nuestra vida en el que lleguen a nosotros... En mi lista caben novelistas, cuentistas y poetas: J.D. Salinger, Julio Cortázar, J.M. Coetzee, Wislava Szymborska, Sándor Márai, Vladimir Nabokov, John Cheever, Cormac McCarthy, Raymond Carver, Jhumpa Lahiri, Alice Munro, Antón Chéjov, Kazuo Ishiguro, Anne Sexton, Sharon Olds... Ahora ando fascinada con el descubrimiento de Lucia Berlin.
Me parece complicado, incluso injusto, eso de recomendar un solo libro. El primero que me viene a la mente en este instante es Desgracia, de J.M. Coetzee, pero también podría decir La carretera, de Cormac McCarthy, Lolita, de Nabokov... Siento auténtica debilidad por El guardián entre el centeno.

Quique Artiach: Córdoba, Madrid  y Zaragoza. Por aquí estamos muy contentos de que hayas recalado en nuestra ciudad pero ¿Crees que seguirás hacia el norte?

Ana Muñoz: La verdad es que, de momento, con no perder el norte ya tengo bastante. Eso sí, te aseguro que nada más lejos de mi intención que seguir escalando en el mapa. Con el Cierzo y la niebla me sobra y me basta.

Por cierto, que estoy encantada de vivir en tu ciudad, que ahora también es la mía. Desde un primer momento me habéis tratado de maravilla, así que estoy en deuda con los zaragozanos. La única manera que se me ocurre de saldarla es seguir aportando mi granito de arena en el campo de la cultura a través de En el camino.

10/4/17

Mundo blogger: adiós abrigo, hola entretiempo

Una vez que has guardado el abrigo en el armario, sientes auténtico repelús a volver a sacarlo. Es primavera, hace fresco... ¿con qué me abrigo?

Un día sale el sol y al siguiente está nublado; o peor, esa misma tarde se levanta un fuerte viento que concluye con una desapacible tormenta. Te resistes a sacar el plumas o el abrigo negro de paño del armario en el que lleva tantos días guardado, pero no quieres morir de una hipotermia. ¿Te suena?

No hay más que navegar estos días por la blogsfera para tomar nota de buenas ideas con las que sentir que ya por fin vistes "de primavera" y has dejado atrás la ropa de invierno, pero sin congelarte de frío. 

Cazadoras de cuero


La clásica prenda de cuero, tipo perfecto o con cualquier otro corte te sacará de mil apuros, ahora y en cualquier otra estación del año. 







Gabardinas

También la gabardina beige es un clásico en el que viene muy bien invertir. Puedes llevarla con prendas casual o más formales y siempre queda bien. La que os mostramos a continuación tiene un bonito detalle con su cinturón amarillo y nos parece preciosa.




Blazer

Parece que la cosa va de soluciones clásicas, pero efectivas. Nada como una blazer en un color neutro para salir del paso en estos días de clima tan cambiante. El resto del año la usarás bajo el abrigo, así que puedes invertir tranquila en una prenda de calidad puesto que tienes muchos meses para amortizarla. 




Abrigo de primavera

Otra prenda que resuelve muchos looks del día a día es el abrigo de primavera. Además, combinado con vestido, zapato de tacón y accesorios adecuados, puede formar parte de un outfit de fiesta perfecto para asistir a alguno de los muchos eventos sociales que suele haber en estas fechas. Este estampado en azul y blanco nos ha parecido súper combinable. ¿Os gusta?




Una parka caqui

Bueno, lo de que sea caqui no es imprescindible, pero es que no dejamos de verlas en todos los blogs. Si además lleva cosidos apliques y adornos, todavía mejor. 



7/4/17

Días de playa: vestido largo amarillo de Surkana

Hay colores con los que cuesta más atreverse. Esto nos suele pasar a nosotras con el mostaza, el amarillo, el pistacho...

Son colores como que no siempre terminan de encajarnos del todo y que no a todas las pieles y tonos de cabello les favorecen. Sin embargo, esta temporada nos encaprichamos de un vestido largo de la colección de Surkana, que encajaba perfectamente con nuestro estilo. Además, después de ver el Fashion Color Report de Pantone para la primavera-verano de este año, hemos tomado buena nota de que es un color de moda -rebautizado como Primrose Yellow-, así que decidimos probar suerte.

vestido largo amarillo surkana

vestido largo amarillo surkana

vestido largo amarillo surkana

Un vestido largo para ir a la playa

El vestido es largo y palabra de honor, con la parte superior elástica. Su estampado es de inspiración india y el tejido es muy agradable y fluido porque es 100% viscosa. Resulta muy cómodo, pero si vas con niños pequeños no es mala idea ponerle unos tirantes, porque de un tironcito pueden dejarte desnuda en plena calle en un microsegundo. Lo combinamos con una especie de poncho calado del mismo tono que aunque parezca que no, abriga cuando corre brisilla. También pertenece a la colección primavera verano 2017 de Surkana. Es una prenda súper original en punto de red, con un aire 70's que le va genial al vestido.

vestido largo amarillo surkana

vestido largo amarillo surkana

vestido largo amarillo surkana

Los complementos

Lo hemos combinado con un collar y unos pendientes maxi en dorado envejecido, también de Surkana. Las sandalias son un regalo que nos hicieron hace ya varias temporadas; la verdad es que resultan algo duras para caminar porque la suela es de madera al igual que el tacón, pero nos encantan y de vez en cuando una está dispuesta a sacrificar un poco de comodidad a cambio de un plus de estilo ¿verdad? ;-)


vestido largo amarillo surkana

vestido largo amarillo surkana


¿Cuál es el veredicto? ¿Seguiréis los consejos de Pantone y apostaréis por el amarillo esta temporada?

vestido largo amarillo surkana


5/4/17

Mujeres cool, por Quique Artiach: Wislawa Szymborska

Hace poco unas amigas me recomendaron a una de las poetas más emocionantes que ha dado la literatura de los últimos tiempos.

Nacida en la localidad polaca de Prowent  vivió casi toda su vida en Cracovia. Su primera pasión fue el dibujo y de joven ilustró un diccionario de inglés, pero pronto se decantó por la filología y por la poesía.

No terminó sus estudios de literatura y lengua polaca por problemas económicos, pero fue en estos años, a los veintidós, cuando comenzó a publicar sus poemas en revistas.  


Se casó durante la Guerra Mundial y su marido se separó después de ella, aunque siempre guardó amistad con su ex marido e incluso le cuidó en su lecho de muerte.

Tras la Guerra convivió  con otros artistas e intelectuales, como el también escritor Stanislav Lem en la Dom Literature, una residencia en la que el nuevo régimen los reunió con fines artísticos y para tenerlos localizados. Su primer libro no pasó la censura en 1949, así que tuvo que esperar todavía tres años para publicar, corría el año 1952.

Fue miembro del Partido Obrero Unificado Polaco y por diferencias con este perdió su puesto de redactora jefa de poesía y sobrevivió con sus correcciones y traducciones.

Firmó la carta de los cincuenta en la que se cuestionaba el papel del partido en la política del país y tras abandonarlo ya nunca quiso participar en política, ni siquiera quiso involucrarse en el sindicato Solidaridad, prefirió seguir siendo independiente como lo había sido en realidad toda su vida.

Todos estos problemas no le impidieron seguir escribiendo una poesía clara, tremendamente emocionante y esclarecedora.

Wislawa hace que sus lectores sientan y piensen  de una forma más humana, lo que es sin duda una meta que muy pocos artistas llegan a alcanzar. Por esto y por la belleza y profundidad de sus escritos recibió el Premio Nobel de Literatura en 1996, aunque este es sólo el más prestigioso de los muchos que recibió, como el Premio del Ministerio de Cultura Polaco, el Herder o el Goethe por citar algunos.

Sólo escribió trece pequeños libritos de poesía , pero cada uno de ellos vale mucho más que su peso en oro. 

Os recomiendo cualquera de ellos, o mejor, pescad por ahí una antología y depués las obras completas, no podréis dejar de leerla ni de recomendarla ni de releerla.