21/12/09

Vintage Gucci en Zaragoza

Es una de las grandes. Cuando piensas en “MODA”, así con mayúsculas, su nombre es uno de los primeros que te viene a la cabeza: GUCCI. Buceando en su historia descubres que la trama es tan interesante como la de Los Borgia de Mario Puzo.

Guccio Gucci funda en los años 20 un pequeño negocio de maletas y accesorios de piel que crece gracias a su tesón y a su firmeza. Dicen de él que nunca le tembló el pulso y que era tan genial como insoportable. Azuzó a sus descendientes unos contra otros: "Litigar demuestra que tenemos sangre en las venas y hace triunfar a los más duros". Parece ser que, guiados por esta máxima del fundador, una larga lista de hijos, sobrinos y nietos se disputan el liderazgo en la empresa hasta que en los 90 se hace necesario vender. Entra en juego Pinault-Printemps-Redout (PPR), una multinacional a la que hoy pertenecen también Fnac, Conforama, Redcats Group, Puma y Gucci Group, que a su vez engloba firmas de lujo tan emblemáticas como Gucci, Botegga Veneta, Yves Saint Laurent, Balenciaga, Boucheron, Alexander Mc Queen, Sergio Rossi y Stella McCartney.

A lo largo de su historia Gucci ha sido sinónimo de elegancia y distinción, de diseño y calidad. Personalidades y celebrities han considerado imprescindible atesorar sus creaciones: Audrey Hepburn, Grace Kelly, Jackie Kennedy, Madonna, Sharon Stone, Gwyneth Paltrow, Cámeron Díaz, Victoria Beckham…

Desde la perspectiva de nuestro pequeño Zsa Zsa Zsú, sobrecoge este gigante del lujo y nos enorgullece participar aunque sea un poquito de su glamour y de su historia. ¿Cómo? En 1947 Gucci lanza un producto emblemático: su bolso con asa de bambú. A lo largo de los 50 y los 60 se consolida como un icono de moda. En los 90, Tom Ford en su exitoso empeño por resucitar la marca lo reedita y lo convierte en un must have de la casa. Hoy Zsa Zsa Zsú te ofrece una de esas magníficas reediciones de finales del siglo XX: una mochila de piel negra con asa y detalles en bambú en un estado impecable.