30/11/09

Nochevieja

La última noche del año, una larga velada para pasarla con amigos, con familia, o en pareja…todo vale. La tradición española manda cenar algo especial, guardar una botella de cava o champán fresquita para brindar y sobre todo hacer acopio de una decena de uvas por persona para devorarlas en las correspondientes doce campanadas (sin atragantarse). Menús sofisticados, macrofiestas, cotillones, disfraces, ropa interior roja, fuegos artificiales, vestidos de fantasía y sobre todo muchos besos para celebrar y desear que el año que comienza sea mejor que el anterior.

Desde Zsa Zsa Zsú te animamos a que este año derroches imaginación y prepares algo muy especial. Para ello, aquí te proponemos algunas ideas para despedir 2009 con originalidad:

- Puedes reservar una casa rural y celebrar la Nochevieja junto a todos tus amigos.
- Preparar un menú temático, dejando a un lado los platos tradicionales. ¿Qué tal comida japonesa, libanesa o mexicana? Incluso puedes decorar y transformar el salón de casa en un lugar diferente y exótico.
- Escápate a ese lugar que estás deseando conocer: Venecia, Londres, París, Nueva York…
- Después de la cena, puedes preparar una gincana, un karaoke, o una competición con tu Play Station o Wii…
- ¿Qué tal una velada romántica sólo para dos?: velas, música agradable, vino especial… Puedes incluso contratar un catering para no tener que cocinar nada, ¡un día es un día!
- Organiza una fiesta de disfraces en tu casa… ¡divertido e inolvidable!

Tampoco queremos olvidarnos de todas las personas que tienen que trabajar la noche más vieja del año. Desde aquí les deseamos que lo pasen lo mejor posible…y por supuesto, que el próximo año, sea mucho mejor.

Para terminar, nos gustaría que nos contaras cuál fue tu Nochevieja más especial, o la más extraña y surrealista, la más entrañable o aquella que resultó un verdadero desastre.

24/11/09

Cabezas calentitas // Warm heads

Gorras, boinas, borsalinos, gorros de lana, con pompón, sombreros años 20, de lluvia, personalizados con flores, plumas y broches…de todas las formas y colores. Los sombreros y gorros son el complemento imprescindible para soportar las bajas temperaturas invernales, además de que cada vez están más de moda.

Caps, berets, hats, wool caps, bobble hats, 20`s hats, rain hats, customized with flowers, feathers and brooches… any sizes and colors. Hats and caps are the essential items to put up with the low winter temperatures…and they are in fashion also.

022-sombrerocaracola

Como es sabido, por las extremidades (manos, pies, cabeza…) es por donde más calor corporal se pierde, concretamente, por la cabeza se disipa el 40% del calor, por lo que cubriéndonos la cabeza no sólo aportamos estilo a nuestro aspecto, sino también un poquito más de temperatura a nuestro organismo.

El hombre se cubre la cabeza desde el inicio de su historia: para protegerse del frío y del sol, para distinguir su condición social, para mostrar la religión que profesa. Pequeños tocados, birretes, aparatosos adornos de plumas y flores, sencillos sombreros de paja que protegían al agricultor cuando realizaba sus faenas en el campo. Lo han usado hombres y mujeres de toda raza y condición.

As it is well known, by our hands, feet and head we lose most of our corporal heat. Specifically, by our head we lose about 40% of our body heat, so if we cover it not only we are stylish, but we also gain temperature.

Man has always covered his head along history: to protect himself from cold and hot, to distinguish social condition, to show his religion. Small headdresses, caps, ornaments with feathers and flowers, simple straw hats to protect the farmer when working the land. They have been used by men and women of any race and condition.

010-gorromalva

Durante décadas, el sombrero ha sido complemento indispensable del atuendo femenino. Resulta difícil evocar a Doris Day o a Audrey Hepburn, iconos del glamour y la elegancia, con la cabeza descubierta. Sin embargo, en los últimos tiempos había pasado a ser un accesorio reservado a determinados acontecimientos sociales, y la falta de costumbre hace que nos resulte difícil olvidar que lo llevamos puesto, lo que le resta naturalidad.

For many decades, the hat has been essential in feminine fashion looks. It’s difficult to remember Doris Day or Audrey Hepburn, icons of glamour and elegance, with an uncovered head. However, these last years this accessory had been reserved to determined social events, and the lack of habit makes difficult to forget we are wearing it, which makes its use less natural.


rP1040542

Por fin desde hace algunas temporadas son tendencia y como muchas otras tiene su origen en el mundo de las celebrities, donde el afán de diferenciarse ayuda a romper tabús. Cuando la moda se traslada a la calle, la distinción y la elegancia se suman al sentido más práctico de la moda urbana y los sombreros, boinas, borsalinos y pamelas, se adaptan a las necesidades de las usuarias de a pie en verano y en invierno.

No es cierto que sea una prenda que no a todo el mundo sienta bien: hay un sombrero para cada rostro, para cada ocasión, para cada personalidad. Sólo tienes que probártelos y encontrar el tuyo.

Desde Zsa Zsa Zsú os animamos a combatir los rigores del invierno con complementos que muestran talento y estilo. ¿Te atreves?

At last, same seasons ago, hats and caps came as a trend to stay. As many trends, we can find its origin in the celebrities’ world, where the interest in being different helps to break taboos. When fashion moves to the street, the distinction and elegance join with the practical sense of urban fashion, so hats, berets and picture hats adapt to every need in summer and winter.

And it’s not true that not everybody looks ok with them: there is one hat for anyone, for every occasion, for every personality. You only have to try them on and find yours.


From Zsa Zsa Zsú we encourage you to fight winter cold with accessories, which will show you’re smart and stylish. Do you dare to do it?

17/11/09

Tendencias de moda - ZTV

Hojeando las revistas de moda podemos descubrir infinidad de tendencias de moda que coexisten y se solapan cada temporada. Country urbano, ladylike, neopunk, boyfriend, bohochic, street, romántico. No es necesario definirse por una o por otra, podemos adaptarlas a nuestra agenda, nuestro estado de ánimo, la climatología…

En función de las combinaciones, una misma prenda, una americana por ejemplo, puede servir para desenvolverte en la oficina destilando sobriedad y formalidad o para aportar a tus jeans un toque chic. ¿Una chaqueta de Chanel con unos vaqueros? ¿Un vestido de fiesta con unos botines de hebillas de lo más roqueros? ¿Por qué no? Tacones y shorts, lentejuelas y cuero, verde y fresa, la camisa del pijama de raso con un cinturón animal print… Todo está permitido, sólo es necesaria una chispa de originalidad y una pizca de atrevimiento, sin olvidar que lo verdaderamente importante es que no dejes de sentirte tú misma.


9/11/09

Reciclar

Reciclar: “Someter un material usado a un proceso para que se pueda volver a utilizar.”

Reciclar es toda una filosofía, una forma de vida que se ha instalado en nuestro tiempo con voluntad de permanecer y calar hondo. Reciclamos el papel, el plástico, el vidrio. Reciclamos a nuestros profesionales para que estén siempre al día, se reciclan las pilas y ¡hasta se puede reciclar la niebla!

El trabajo de campo previo a la creación de Zsa Zsa Zsú nos llevó a Londres, Milán, París… En todas estas ciudades encontramos magníficas tiendas de ropa vintage y de segunda mano. También a través de la red nos ilustramos sobre cómo el resto del mundo occidental llevaba décadas reciclando su ropa. En Estados Unidos incluso han acuñado un término específico para el tipo de tienda de segunda mano que funciona por el sistema de depósito y venta: “consigment shop”. Y entonces nos preguntamos ¿por qué aquí no?
No más de una docena de establecimientos en nuestro país se empeñan en convencernos de las bondades del reciclaje aplicado a la moda. Desde Zsa Zsa Zsú nos sumamos a esta tendencia seguras de que con ello, no sólo apoyamos un comercio de ropa sostenible y ecológico sino que además, la ropa de segunda mano proporciona la posibilidad de vestir con un estilo propio, individualizado y personal, lejos del look clónico que ofrecen las grandes cadenas comerciales cada temporada. Nosotras defendemos, que el encanto del vintage y de la ropa de segunda mano va más allá de la satisfacción que proporciona actuar en conciencia. Defendemos la EXPERIENCIA de la búsqueda y sabemos lo bien que te sientes cuando ves esos zapatos de firma que te enamoran, a un precio irrepetible, insolente, imposible, te los calzas ¡y te valen! Te sientes Cenicienta caminando con el zapato de cristal y cuando los pagas, no se te derrite la VISA. Y, si no te valen… has pasado un rato entretenido, rebuscando entre las perchas, encontrando el romanticismo en el velo de un tocado de los años cincuenta o la osadía de unas hombreras en una americana YSL de los más auténticos ochenta, te has dado el gusto de probarte un vestido de fiesta de Valentino que no vas a comprar porque no lo necesitas (pero que te sienta de muerte y lo fichas por si surge la ocasión de llevarlo algún día) y, además te has puesto al día sobre las últimas tendencias de la temporada entre nuestra selección de firmas… ¿puedes pedirle más a una tarde de compras?

Por eso nuestro lema es: Entra, pruébate y siente … ZSA ZSA ZSÚ.
El Gobierno de Aragón editó junto con la fundación Ecología y Desarrollo un manual de moda sostenible: “Somos lo que vestimos”. En ella podemos informarnos sobre criterios de consumo responsable.

Posts relacionados:

3/11/09

Let’s go shopping!

Algunas de nosotras hemos estado mucho tiempo renovando nuestros armarios cada temporada en centros comerciales. A veces por cuestión de precio, otras por comodidad, por la facilidad que supone estacionar el coche en un parking gratuito, o por la amplitud horaria que dedican a la venta las grandes cadenas de tiendas, con la que los pequeños comercios jamás podrán competir.

For a long time, some of us have been updating our wardrobes every season in shopping malls. Sometimes, it´s just a matter of price, others, the comfort to park our car free, or just because of the long hours of opening that every chain of stores offer.


“Vamos todas iguales” decía el otro día una amiga… Y es cierto, pero es el ritmo desenfrenado de vida que llevamos (el trabajo, la compra, el deporte, ¿niños?), el que nos empuja a buscar la máxima “comodidad” o celeridad a la hora de realizar nuestras compras. ¿Cuántas veces nos hemos colocado directamente en la fila de caja para comprar una camisa sin habérnosla probado siquiera? Lugares llenos de gente, ropa revuelta, nadie te atiende, fila en el probador, fila en la caja… firme aquí, gracias, rápido, rápido, siguiente.
 
¿Hemos olvidado el verdadero placer de ir de compras?: pasear por las calles de nuestra ciudad, mirar escaparates, probarnos, preguntar, rebuscar… No queremos vestir en serie, ni preguntar por la talla M y que nos contesten “hay lo que ves colgado”, ni queremos hacer filas para el probador o para pagar, ni ir rápido, rápido, ni ser sólo el “siguiente”. Dejemos atrás el estilo de compra sedentaria, tomémonos nuestro tiempo y volvamos a disfrutar del encanto de ir de compras: let’s go shopping!
 
We all dress the same!” said a friend of mine the other day… And it’s true somehow, but it is this frenetic rhythm of life (work, supermarket, sport, kids?), what pushes us to look for “comfort” or just rush when shopping. How many times have we joined the queue to pay a shirt without having tried it on first? Places full of people, clothes in a mess, bad service, crowded changing rooms, queue to pay… “sign here, thank you, fast, fast, the next!”.

Have we forgotten the real pleasure of shopping?: walk through the streets of our city, go window-shopping, try on the clothes, ask, look for… we don’t want to dress like the mass , we don’t want to ask for size M and being answered “ see what you’ve got there”, we don’t want to wait to try on or pay, and we don’t want to go fast, fast or being just “the next”. Let’s leave behind that kind of sedentary shopping style, let’s take our time and enjoy again the delight of shopping: let’s go shopping!