27/9/10

Una aragonesa que triunfa en Italia. Mª Pilar Pérez Aspa.

Zsa Zsa Zsú quiere dedicar un post a Mª Pilar Pérez Aspa, una aragonesa de renombre en la escena italiana que, sin embargo es poco conocida en el mundo teatral de su tierra de origen. Esta embajadora de nuestro arte ha logrado premios de prestigio en Italia como el reconocido Virginia Reiter en 2009.

¿Por qué ser actriz?
Ser actriz, y sobre todo, actriz de teatro es asumir la reponsabilidad de hacer de nexo entre la vida de cada uno de los espectadores y las vidas que representas. Es relacionar a las personas con las historias de otras personas. Y para ello, es necesario prepararse minuciosamente, ser un artesano de ti mismo, para que a través de ti el público pueda crecer, aprender, llorar, reir, enfadarse, soñar… Ser actriz es saber que después de un duro día de trabajo el espectador se sienta en la butaca a escuchar las historias que su vida ajetreada no le permite leer, y que tú lees, estudias y preparas para él, esperando que salga del teatro con algo más que cuando entró.

¿Cúal es la vida privada de un actor?
Es ajetreada y caótica, no existen horarios ni días de fiesta, el trabajo tiene la prioridad sobre todo. Es muy diferente la época de ensayos, durante la que normalmente sigues unos horarios regulares de 8 horas al dia (solo que pocas veces tienes la suerte de que los ensayos sean en la ciudad en que vives…),a otras veces que vas de tournée. En tournée entre viajes, pruebas en cada teatro, actuaciones y encuentros con el público, trabajas 18 horas al día y no te das ni cuenta.
La libertad de poderse gestionar los trabajos que te llegan se paga con horarios caóticos y días en los que es muy difícil conciliar el trabajo con la vida privada.



¿Cuáles son las satisfacciones o alegrías más grandes que puedes tener?
Sentir el público que respira contigo, ver la emoción en la cara de una persona que te escucha, tener la sensación de que por un momento ha sucedido una conexión... esto es algo mágico. Y el sorprenderte a ti misma, después de años de profesión, con emociones nuevas.
¿Qué significa para ti no actuar en tu idioma?
Llevo 19 años actuando en italiano, por un lado es inevitable la falta de raíces, por ejemplo todo el trabajo que los italianos hacen sobre el dialecto. Por otro lado, la libertad con respecto al idioma es mayor. Si yo digo “te quiero” en un escenario, estoy condicionada por los recuerdos de la primera vez que lo dije, el primer beso, etc. Si digo “ti voglio bene” soy más libre de exprimir con esas palabras el sentido que quiero darles sin condicionantes.


¿Cómo son los estrenos?
Es el momento en el que te confrontas con lo que has hecho: “he llegado hasta aquí” (aunque una obra crece siempre con las actuaciones), y son siempre momentos muy emocionantes porque de la intimidad de los ensayos pasas a mostar al público un trabajo hecho casi en soledad. Cuando termina la actuación, es estupendo poder celebrar con tus amigos y con el público el resultado de la obra. Por eso, dar importancia al momento del estreno como fiesta, preparar un sitio bonito donde celebrarlo, vestirse como un día especial, es valorar el trabajo que has realizado encerrada en un teatro durante dos meses, es salir de la oscuridad y encender las luces.



¿Tú crees que vuelven a ser las actrices las que marcan tendencia?
Durante mucho tiempo fueron las actrices quienes dictaban la moda. Sucedía a finales del siglo XIX cuando según los vestidos que las actrices conseguían comprarse o que querían mostrar, encargaban a un dramaturgo una obra u otra: “escríbeme una que suceda en primavera, con dos escenas de baile…” Un vestido suntuoso podía decidir el éxito de una comedia. Ahora ya no es así, al menos en el teatro. Puede ser en el cine. Cómo no acordarse de la moda que marcó en sus días Audrey Hepburn con sus manoletinas… Ahora pasa al contrario: el cine se ocupa de la moda, por ejemplo Sex&the City, El Diablo viste de Prada...

¿Sigues los dictámenes de la moda?
Viviendo en Milán la moda te pasa delante aunque no quieras, es más fácil tener acceso a desfiles y grandes marcas. Me gusta que me sugieran posibilidades, detalles que pueden cambiar con nada un vestido: una flor en el pelo, un cinturón puesto de una forma particular, unos zapatos retro…
Me gusta fijarme cuando voy a ver alguna ópera a la Scala, en los estrenos al Piccolo Teatroi, o mirar a las modelos en Via Montenapoleone, no sabes donde te puede venir una idea que te resuelve una noche de gala…



¿Qué diseñadores te gustan en teatro?
Los vestidos más interesantes que he visto ultimamente eran los del espectáculo Sueño de una noche de verano, con la dirección de Luca Ronconi y hechos por Antonio Marras. Conseguían reprensentar a la vez el mundo onírico y el mundo de la naturaleza.



¿Y qué otros te parecen interesantes?
Soy bastante clásica de base, me gusta luego utilizar cosas más osadas en los complementos. Me visto sobre todo con Max & Co, Max Mara para los vestidos de fiesta, Penny Black faldas y pantalones, para los vaqueros Levi´s. Me gusta el diseño de las colecciones de Massimo Dutti. En lo referente a zapatos: Lo priore para los tacones, Timberland para los cómodos y Max Mara para las botas. Tommy Hilfiger también me gusta para algunos zapatos de verano versión cómoda elegante. Prada me gusta mucho para los vestidos…¡pero en rebajas!

¿Qué piensas de Zsa Zsa Zsú?
Que se necesitaba una tienda así en Zaragoza, una tienda activa, que te haga pensar en lo que tienes en el armario y lo que necesitas renovar, que ponga en relación los armarios de las zaragozanas y que además se ocupe de la importancia social de la moda. Que habla y da que hablar. Brave queste ragazze!!! A ver cuándo abren una sucursal en Milán… A presto!