10/12/10

Argentina 2: Buenos Aires

Dicen que es la capital más europea de América Latina. Sea o no verdad, lo cierto es que allí puedes sentirte como en casa. La provincia de Buenos Aires es más grande que España entera. En la ciudad propiamente dicha habitan casi 3 millones de personas, más 8 millones en los alrededores… casi nada.

La Recoleta, elegante y parisino; Puerto Madero, expresión de modernidad; San Telmo y La Boca, colonial, pintoresco y nostálgico; Palermo, chic y bohemio… Cada uno de sus barrios emblemáticos tiene un algo especial...pasearlos y repasearlos es todo un lujo. Si te gustan las tiendas con encanto, no dejes de dar una vuelta por Palermo Soho, te sorprenderá.

Locales con patios interiores llenos de plantas y flores, techos altos, edificios recuperados con gusto y estilo. Echa un vistazo:
http://www.casa-chic.com/
http://www.julietasedler.com.ar/

Buenos Aires es una ciudad que desborda cultura: arquitectura, cines, teatros, conciertos (tango, jazz, rock…), artesanía, librerías, anticuarios, espectáculos, costumbres, gastronomía, miles de ciber cafés… La ciudad ofrece gran diversidad de entretenimiento, cada día hay algo interesante que hacer, algo diferente que ver, su patrimonio cultural es inagotable. De hecho, Argentina es el país hispano-parlante donde más se lee, y eso se palpa. Cualquier lugar parece ser adecuado para la lectura: parques, cafeterías, colectivo (bus), subte (metro)… siempre encuentras gente leyendo prensa o libros allá donde dirijas la vista.

En cuanto a la gastronomía, podría decirse que lo difícil en Buenos Aires es encontrar un restaurante donde se coma mal. Es una ciudad repleta de restaurantes con magia, cuidados al detalle, ambiente íntimo por la noche, velitas, trato excelente y platos para chuparse los dedos: carnes, empanadas, pastas, sándwiches, cocina criolla y étnica… la oferta es amplísima y deliciosa. Los vinos que producen las tierras argentinas tampoco se quedan atrás, y también sobresalen por su variedad y calidad.

Si desayunas en una cafetería (confitería), no sabrás qué escoger: medias lunas, pastas, tortas, alfajores… El café es excelente y probablemente acompañarán tu desayuno con un pequeño zumo de naranja natural, un vasito de agua y un dulce extra. Sólo por la riqueza gastronómica del país, Argentina merece una visita.

La idiosincrasia de esta ciudad es fascinante: cosmopolita, tradicional y vanguardista, amistosa, viva… Los porteños son por lo general sociables, conversadores, cultos y agradables. Puedes charlar amablemente casi con cualquier persona, pues se muestran abiertos, simpáticos y educados. Eso sí, son apasionados en todo lo que hacen: miradas intensas, conversaciones vehementes, discusiones acaloradas, abrazos infinitos y besos de película en cualquier hora y lugar. Sólo hay que abrir los ojos para percibir toda la esencia de su carácter.
(Nota importante para las féminas: posiblemente, los chicos más guapos del mundo, están allí).