19/12/10

Por una verde Navidad

La celebración de la Navidad está vinculada al consumo desenfrenado, y este hecho pesa en la conciencia de muchos de nosotros. Pero hay formas de combatir el despilfarro y convertir estas fiestas en unos días solidarios, responsables, respetuosos con el medio ambiente y… con nuestros bolsillos.

Pasamos de la cena de Nochebuena a la comida de Navidad y después al roscón de Reyes sin pensar en el origen de los productos que consumimos. Poner sobre el mantel productos de temporada y de nuestra región supone evitar importantes emisiones de CO2 a la atmósfera, apoya a los productores locales, pero sobre todo son más frescos y sabrosos que aquellos que han viajado miles de kilómetros para llegar a tu mesa. Si te preocupa estar atiborrándote de transgénicos, la guía roja y verde de Greenpeace tal vez te ayude a llenar la cesta de la compra: http://www.greenpeace.org/espana/reports/gu-a-roja-y-verde/

Deberíamos moderar la iluminación en nuestras decoraciones navideñas o al menos emplear instalaciones de bajo consumo. Es fácil y gratificante hacer tus propios adornos navideños (sobre todo si hay pequeños en la familia dispuestos a colaborar) empleando materiales reciclados. Sólo hay que conectarse a internet y navegar cinco minutos para encontrar centenares de ideas fáciles, baratas, elegantes y sostenibles de adornar tu casa. Si no puedes vivir unas Nochebuena sin llenar de abalorios el tradicional árbol de Navidad, opta por uno en maceta, riégalo y plántalo después (algunos ayuntamientos tienen un servicio de recogida y replantación) y si te decides por un árbol artificial, cuídalo bien para poder reutilizarlo durante mucho tiempo.

El correo electrónico también tiene sus ventajas ecológicas a la hora de felicitar las fiestas. Si deseas enviar postales tradicionales, puedes optar por aquellas elaboradas con papel reciclado y que además se comercializan con fines benéficos. No olvides que en estas fechas muchas organizaciones recogen juguetes para repartir entre niños desfavorecidos.

¿Y los regalos? También hay alternativas para ahorrar y respetar la naturaleza sin que nuestros presentes desmerezcan. Si nuestro grupo de allegados es muy numeroso, jugar al “amigo invisible” es una forma estupenda reducir el gasto sin reducir la calidad de los regalos, y además tendrás que pensar menos. Puedes regalar bienes intangibles: entradas de cine o teatro, bonos para masajes… También puedes optar por productos de comercio justo, reciclados (http://www.tiendagreenpeace.es/, http://tienda.unicef.es/ ) o de segunda mano. Elige fabricantes y distribuidores comprometidos con el medio ambiente, que colaboren con causas justas (http://blog.surkana.com/2010/01/08/no-se-nos-ocurre-un-modo-mejor-de-empezar-el-ano/) .

Regala un valor añadido: conciencia ecológica. Y sobre todo, recuerda depositar los envoltorios de tus regalos en el contenedor adecuado. Si tienes dudas al respecto puedes entrar aquí: http://escuelas.consumer.es/web/es/reciclaje/.

En Zsa Zsa Zsú podrás encontrar elegantes artículos vintage, prendas de alta gama de Reestreno, preciosos broches, diademas, horquillas confeccionados con tejidos reciclados… Y todo ello a precios compatibles con el presupuesto más ajustado. http://www.zsazsazsu.es/web/catalogo.php

No hay que dejar de consumir, sólo hay que hacerlo con cabeza.

Posts relacionados:
Reciclar
Segunda Mano - Detrás de mi Cámara, Aragón TV