9/11/11

“Bueno, bonito, y sobre todo barato”, por Leticia Sanz - Heraldo.es // “Good, beautiful and cheap above all else”, by Leticia Sanz – Heraldo.es

La crisis está favoreciendo a las tiendas de ropa de segunda mano, que cada vez son más aceptadas entre los compradores.

(…)

Esta percepción negativa de la ropa de segunda mano fue el principal problema al que se enfrentaron las propietarias de Zsa Zsa Zsú (C/Ponzano), un establecimiento que propone una visión diferente de este tipo de negocio. Junto a prendas nuevas y procedentes de stock, ofrecen ropa vintage y de segunda mano de alta gama. Ni rastro de prendas de las grandes cadenas comerciales.
“No queríamos que pareciera la típica tienda de segunda mano y cuidamos mucho la selección y la decoración”, dice Laura, una de las propietarias. “En otras ciudades de España, como Madrid o Barcelona, este tipo de tiendas está muy extendido, pero en Zaragoza aún cuesta verlo como algo normal”, se lamenta.
A pesar de ese rechazo a la ropa de segunda mano (y de las obras que durante cuatro meses han cortado la calle), el negocio marcha bien, tanto en la venta como en la recogida de ropa. “Ahora tenemos unas 200 prendas en depósito, con lo que cada día sacamos cosas nuevas a la tienda, algo que no pueden hacer las tiendas convencionales”, explica Laura.

Para ver el artículo completo en Heraldo.es, haz click aquí.

web

Crisis is on the side of second hand stores, more and more accepted by customers.

(…)

This negative perception about second hand clothes was the main problem that Zsa Zsa Zsú’s owners had to face, a place that has a different vision of this kind of business. Together with new clothes and other stocks, they offer vintage and high quality second hand clothes. They don’t have clothes from big chain of stores.

“We didn’t want our shop to look like the typical second hand store so we take care of selection and decoration”, says Laura, one of the owners. “In other Spanish cities, like Madrid or Barcelona, this kind of commerce is usual, but not  in Zaragoza¨”.

Despite this kind of rejection (and that their street has been repaired for four months), the business goes well. “Now we have 200 consignors, so every day we have new things in our shop”, Laura explains.

Click here to see Heraldo.es’ article.