7/9/15

Bizcocho de moras silvestres

Estamos en septiembre y es el momento perfecto para recoger moras silvestres. Con ellas -además de comerlas sobre la marcha para amenizar el paseo- se pueden preparar un montón de recetas. De nuestras vacaciones siempre volvemos con unos cuantos botes de mermelada casera para hacer más alegres los desayunos del invierno. Otra opción es preparar un bizcocho e introducir las moras en la masa, que es la receta que compartimos hoy con vosotros.

En realidad la receta es similar a la del clásico bizcocho de yogur -esa en la que utilizas el vasito de del yogur como medida para el resto de los ingredientes-. Sin embargo, recientemente nos habían regalado en una quesería asturiana un queso fresco artesano que no podían comercializar porque se había deformado en el molde, así que hemos modificado la receta sustituyendo el yogur por el queso fresco. ¡¡Y hemos conseguido una versión mejorada!! 

Los ingredientes que necesitamos son:

3 huevos
135 gr de queso fresco (si es batido, será más sencillo incorporarlo a la mezcla)
200 gr de harina
150 gr de mantequilla (derretida)
270 gr de azúcar
1 sobre de levadura en polvo
1 pizca de sal
Las ralladura de un limón
1 taza (o dos...) de moras silvestres





¡Empezamos!

Como la masa se prepara en un periquete, conviene poner a precalentar el horno a 180º y si queremos, podemos dejar ya el molde que vayamos a utilizar untado con mantequilla.


Por un lado, mezclamos la harina tamizada, la levadura y la sal. Confesamos que en esta ocasión tuvimos que prescindir del tamizado porque no disponíamos de los utensilios adecuados. El bizcocho no queda tan ligero y esponjoso, pero es igualmente delicioso.


Por otro lado, mezclamos con las varillas la mantequilla derretida y el queso fresco hasta conseguir una masa homogénea. Queda un poco grumosa, pero no importa. Si utilizáis queso fresco batido, la masa queda mejor ligada.



A continuación incorporamos el azúcar a la mezcla sin dejar de batir y después los huevos uno a uno.



Incorporamos la ralladura de limón.



Y por último, ya sólo nos queda ligar esta mezcla líquida con la harina. ¡Ya está lista la masa!


Nosotras hemos elegido moras para hacer más especial este bizcocho, pero podéis hornearlo tal cual, sin añadir nada más. También podéis experimentar con frutos secos, pasas remojadas en licor o con cualquier otra fruta que os guste.




Ahora toca sumergir las moras en el bizcocho y hornear entre 50 y 60 minutos. El tiempo de cocción depende en gran parte de cada horno y también del formato del molde, así que no lo perdáis de vista. Os recomendamos no abrir la puerta del horno hasta que el bizcocho haya subido o es posible que baje. Si se está tostando demasiado por arriba, podéis poner a mitad de cocción una lámina de papel de aluminio para protegerlo. Para estar seguras de que el bizcocho está perfectamente cocido, podéis introducir un palito de madera de los que se utilizan para las brochetas y si sale limpio, es que está listo.

Este es el resultado. ¿Os animáis a probarlo?