13/6/16

Las prendas plaga

Una de las peores cosas que te pueden pasar si te gusta la moda es comprar una prenda con toda tu ilusión y que al cabo de unas semanas se convierta en una "prenda plaga". Cuando te das cuenta de que tu elección responde al mismo gusto que toooodo el mundo, es posible que empieces a aborrecer la prenda en cuestión y termines por esconderla en tu armario.

O quizá, por el contrario, seas de las que prefieren llevar la prenda del momento y estés encantada de llevar lo mismo que todos los demás. Psicológicamente, parece ser que existe una tendencia innata a intentar parecerse al resto para sentirse parte del grupo.

¿Es casualidad que el nombre de Inditex se encuentre vinculado con frecuencia a estos fenómenos mediáticos? ¿Es realmente la calle el origen de de la plaga o es el propio fabricante quien la introduce a través de bloggers e influencers para terminar contagiando después a las usuarias de a pie? Es sabido que Zara no hace campañas en medios tradicionales -no vemos vallas publicitarias ni anuncios en radio o televisión de la marca-, pero nadie puede negar que su estrategia transmedia es realmente efectiva. Pero no podemos dejar de preguntarnos hasta qué punto puede llegar a ser contraproducente este tipo de políticas, cuando la sobredosis de algunas de estas prendas plaga es de tal nivel que termina produciendo rechazo entre quienes la compraron y, si este sentimiento se termina extendiendo a la marca y no sólo a la prenda en cuestión, tal vez los consumidores prefieran sentirse parte del grupo pero sin ser degradado a oveja del rebaño. 

Hoy repasamos en el blog algunas de las prendas que arrasaron hasta el punto de saturar el streetstyle.

- Este año, la archifamosa chaqueta amarilla de Zara. Que ha llegado a ocupar espacio incluso en noticieros y revistas. Tiene perfil propio en Facebook y cuenta en Instagram. La han lucido todas las bloggers y muchas celebrities.


- En 2015 fue el bikini de neopreno que vimos hasta hartarnos y que posiblemente volverá a arrasar en playas y piscinas este verano, en todas sus versiones.



- La maxi bufanda de cuadros del invierno de 2013.  Abrigaba un montón, era monísima y súper combinable, pero la llegamos a aborrecer a base de verla hasta en la sopa. De hecho,  en su momento ya escribimos un post en relación a esta bufanda. Puedes leerlo aquí. Por lo menos, esta prenda tenía un uso alternativo como manta de sofá y así nadie más podía saber que tú también habías caído.


- Ese mismo año, en verano, vimos  millones de faldas cruzadas por la calle. ¿Te acuerdas? Del origen de esta plaga también tuvo la culpa Inditex, pero se les fue de las manos. Al final sacaron réplicas del modelo todas las grandes cadenas e incluso aparecieron tutoriales DIY en YouTube donde te explicaban paso a paso como confeccionarla tú mismo.





¿Recuerdas alguna prenda plaga más? ¿Cuál será la próxima...?