22/7/16

Cuatro compras top para tu bebé y un desacierto

La semana pasada os hablamos de cinco cosas para bebé que no sabíamos que necesitaríamos, pero que después nos resultaron muy últiles. Podéis leerlo aquí. Hoy, seguimos contándoos más sobre nuestra experiencia y enumerando esos artículos que nos han salvado la vida durante un tiempo y uno que finalmente resultó una mala compra.

1. Una bolsa enorme, rígida y bien compartimentada para el carro. Si eres de las que quieres dejar poco al azar, mete todo lo que necesites cada vez que salgas de casa: pañales, toallitas, biberones, crema solar, chupetes, ropa de repuesto, etc. Y para ello, dónde mejor que en una maxi bolsa llena de compartimentos y bolsillos en la que podrás encontrar todo al momento.



2. Un retrovisor para el interior del coche. Los bebés solo pueden ir en la parte trasera del vehículo y mirando hacia atrás. Es decir, que si tienes que conducir y vas sola con tu bebé, tendrás que ingeniártelas para estar pendiente de él y también de la carretera. Para tal fin, hay retrovisores para ver a tu bebé dentro del coche de un montón de formas y tamaños. Eso sí, no olvides que debes tener la vista siempre al frente, ¡úsalo solo en los semáforos!


Foto de http://articulo.mercadolibre.com.co/

3. Una mecedora para lactancia. Es estupendo disponer de un asiento cómodo para darle el bibe o el pecho a tu bebé. Al final, son muchísimas las horas que se invierten en la lactancia, por eso, lo mejor es hacerse con un lugar bien cómodo para tal fin. A nosotras, nos recomendaron esta mecedora con apoyabrazos y agradable balanceo que  resultó una elección excelente. Es una inversión importante, pero podríamos equipararlo con la de un buen colchón. A la larga, merece la pena. Además, no solamente podrás usarlo en el periodo de lactancia, más adelante, será últil para leerle cuentos a tu peque.


4. Un calienta biberones. No lo usamos demasiado tiempo, pero durante algunos meses le dimos nos vino de maravilla. Quizá no tanto para calentar  biberones como para mantenerlos templados durante un ratito.



Y aquí va la compra que resultó un desacierto total: una bandolera con anillas para llevar al bebé. Pensamos que sería un artilugio muy útil para llevar al bebé en casa y tener las manos libres para hacer cosas. Sin embargo, por un lado, no terminaba de parecer segura y teníamos la impresión de que el bebé se terminaría colando por debajo y cayendo al suelo. Por otro lado, el bebé no parecía estar a gusto y se quejaba cada vez que intentábamos usar la bandolera. Es posible que a pesar de haber visto unos cuantos tutoriales de Youtube y seguido a rajarabla las instrucciones de uso, no hayamos utilizado el producto de manera correcta y por este motivo, nos haya parecido una mala compra.


¿Cuáles fueron tus aciertos y desaciertos?