30/8/16

Mujeres cool, por Quique Artiach: Coco Chanel

Coco Chanel nació en un hospicio y desde la miseria fue capaz de llegar a lo más alto y sobre todo de cambiar el mundo, no sólo de la moda sino también el de la ropa. Esto es algo que muy pocas personas pueden llegar a hacer.

Las monjas le enseñaron a coser pero a ella lo que realmente le gustaba era cantar y a eso se dedicó mientras pudo por la noches en La Rotonde en Moullins,  mientras por el día era dependienta en una mercería. Tras esta etapa de cantante o gracias a ella consiguió financiación para abrir su primera tienda recurriendo a la ayuda de su antiguo amante Pierre Balsan.

Imagen desde Fashion Telegraph

Comenzó comprando, reformando y después vendiendo sombreros y tras este éxito decidió lanzar su propia linea de ropa, primero en la tienda de la Rue Cambón y después en la que abrió en la veraniega Deauville. La tercera la montó en Biarritz. Abrir tiendas en los centros de veraneo de la gente pudiente fue, en mi modesta opinión, una gran idea pues llegó a su clientela potencial con relativamente poca inversión.

En aquella época estaba casada con Arthur Boy Capel, del que se divorciaría por las infidelidades de él, y tenía bajo sus órdenes a trescientos empleados. Llegó a tener en su mejor época cuatro mil.


Imagen vía Pinterest

Tras la primera guerra mundial y el crack del veintinueve sufrió reveses financieros y se instaló en los Estados Unidos. Allí llegó de mano del productor Samuel Goldwyn y pasaron por su vida Igor Stravinsky, el duque de Westminster y el duque Dimitri de Rusia. También el gran amor de su vida, el artista Paul Iribe que falleció en 1933.

Imagen vía Pinterest

Coco cambió para siempre el mundo de la moda haciendo algo tan sencillo, pero tan complicado en su época, como incluir la ropa y costumbres de las clases bajas en sus diseños y en la misma moda.

Eliminó el corsé, introdujo el punto en la alta costura confeccionando con él el jersey. Introdujo el vestido camisa, el tacón bajo, las faldas plisadas, el pantalón femenino, el pelo corto, creando el estilo garçon y  puso de moda el bronceado usando su propio cuerpo. El color moreno de la piel estaba considerado de mal gusto por ser propio de la clase baja que era la que trabajaba al aire libre.

Imagen vía Pinterest

Su logro más duradero fue el perfume Chanel número 5 , creado en 1923 que apartó del panorama los espantosos perfumes de violeta a juego con los caramelos del mismo horripilante sabor tan apreciados hasta entonces por las señoras de la época.

Al respecto de estos caramelos me viene a la memoria unas bolsas de ellos que nos regalaron a todos los primos de mi familia paterna el día de Navidad. Una tía abuela muy mayor los había traído de Biarritz y se suponía que eran muy buenos y caros. A nosotros no  nos parecieron tan buenos y los doce primos, de diferentes edades, yo era el mayor de los pequeños y tendría siete años, nos metimos en una habitación grande donde había dos camas y montamos una guerra de caramelos de violeta que duró varias horas, para gran espanto y disgusto  de la ancianísima tía abuela y para gran diversión, rebozo y algarabía de todos los primos. Por cierto, puedo jurar, porque alguno me dio en la cabeza que eran, duros, durisimos.

En la segunda guerra mundial, que pasó en París conoció al diplomático Alemán Van Dincklage y al acabar el conflicto se le acusó de colaboracionismo con los nazis lo que mermó sus ventas y le hizo retirarse y exiliarse en Suiza. Hay un estupendo documental emitido en 2014 por la televisión pública francesa sobre esta etapa titulado L'Ombre d'un doute (La sombra de una duda).  

Volvió en 1954 a los setenta y un años "porque se aburría" llena de alfileres como siempre , pues no sabía dibujar y cosía casi diréctamente sobre los maniquíes, los modelos que llevaba en su cabeza.


Gracias a Karl Lagerfeld la marca resurgió de sus cenizas. La vida de Coco Chanel ha sido llevada al cine y a la pequeña pantalla: Chanel Solitaire de George Kaczender en 1981, Coco Chanel -miniserie para la televisión- de 2008 con Shirley MacLaine en el papel protagonista, Coco Chanel & Igor Stravinsky de Jan Kounen en 2009 y en el mismo año la popular Coco avant Chanel dirigida por Anne Fontaine con la actriz Audrey Tautou como mademoiselle Chanel.

Se  rumorea que tuvo una aventura lésbica con una espía nazi de origen italiano, que fue quien la denunció a las autoridades francesas y que fue al final de sus día fue adicta a la morfina.

Chanel fue una mujer que supo sacar partido a sus conocimientos y a su gran sensibilidad e inteligencia. Fue amiga de Picasso, de Marlene Dietrich, vistió a Marlene Moreau, a Rita Hayworth a Elizabeth Taylor, a Grace Kelly, a Auderey Hepburn entre muchas otras y también a  Jackie Kenedy, que vestía un vestido de Chanel cuando asesinaron a su marido.

Coco Chanel inauguró, en su misma persona, un nuevo modelo de mujer en quien mirarse.  Liberó al mundo y sobre todo a la mujer de case alta de las ataduras de la etiqueta de la época anterior, cambio que luego se extendería a toda la población. Quizá pudo hacerlo con esa visión tan preclara por venir de donde venía. Encajo los golpes de la vida con entereza, volviendo levantarse, no sólo para sobrevivir, sino también para poder seguir creando.

Coco Chanel en el hotel Ritz de París. Imagen vía The Wall Street Journal

Se dice que sus últimas palabras, que dijo a una amiga en la habitación del hotel Ritz de París donde pasó sus últimos años, fueron: "Mira, así se muere".

Gabrielle Bonheur (Coco Chanel)
Saumur, Francia, 1883 - París, 1971