13/9/16

Mujeres cool, por Quique Artiach: Susana Arregui


Susana Arregui es conocida principalmente por ser componente del estupendo grupo de música folk O'Carolan, donde toca el violín y la nyckelharpa, actividad que compagina con su trabajo de enfermera, pero sobre todo es una mujer cool por su valentía, su gran simpatía y amabilidad. Descubre más sobre ella en la siguiente entrevista.



Quique: Me ha dicho un pajarico que trabajas en la sanidad, ¿es esto cierto? y si lo es ¿es un trabajo vocacional? Porque doy por hecho que la música sí es una vocación para ti. ¿Nos encontramos ante una persona entonces,  no con  una, sino con dos vocaciones?.
Susana: Pajarico bien informado. Soy enfermera desde hace 30 años, trabajo en el Servet a turnos, así que puedo estar trabajando a cualquier hora de cualquier día del año. Esto es a veces bueno y a veces malo, pero yo estoy contenta. ¿Vocacional? No sé,  recuerdo que a los tres o cuatro años yo ya decía que iba a ser enfermera, no sé por qué, pero lo dije tantas veces que me lo creí y cuando llegó la hora de elegir entré en la escuela, no sé si por vocación o por no desdecirme....
Sí que es cierto que para trabajar de cara al público (y más si está la enfermedad de por medio)  hace falta una empatía y una paciencia enormes. Si tienes estas dos cosas y además te gusta hacer ese trabajo, el resultado es lo más parecido a lo que yo entiendo por vocación.  Te digo esto porque yo no creo en la vocación entendida como una llamada ineludible o un  camino predestinado y único que tienes que seguir en la vida sí o sí, más bien me parece que cada uno puede tener muchas "mariposicas" latentes ahí dentro, y que salgan a flote o no depende de muchas cosas, a veces muy peregrinas...

Quique: Cuéntame cómo fueron tus inicios en la música. ¿Tienes estudios? ¿Cómo te inclinaste por el  violín? o  ¿te inclinaron? ¿Tuviste ayuda u oposición por parte de tus padres? ¿Has sentido alguna vez que el instrumento que llevabas de aquí para allá pesaba mucho más de lo que parecía a simple vista?¿Qué tipo de "trasto" es el nykleharpa? A simple vista perece una zamfoña ¿en qué se diferencian?
Susana: No, no, ningún contacto con la música, salvo la flauta en el cole y la guitarra que aporreas un poco de adolescente.  Nada más, hasta que un día de pilares hacia el 85 salí una mañana a comprar zapatos y me encontré en un escenario en la Gran Vía a unos chicos tocando que me encandilaron.   Fue la primera vez que vi a los que luego serían durante tantos años (y siguen siendo) mis amigos y mis compañeros  musicales.  Me quedé ahí enganchada y decidí que iba a hacer lo que fuera por entrar en ese  mundo. Lo hice y entré (una, que es persistente). Fue un tiempo más tarde, al quedarse ellos sin violinista, cuando en una conversación nocturna de bar y entre risas prometí comprarme un violín para tocar con ellos.  Al día siguiente recordé lo que había prometido y  otra vez a lo mejor por no desdecirme, compré el violín. Aunque no te lo creas fue así. Año y medio más tarde,  a principios del 91, empecé a tocar con Cornamusa.  Igual una de esas cosas peregrinas que te decía antes fue salir a comprar zapatos, no sé si de cualquier manera habría terminado teniendo relación con mis amigos y tocando el violín...
El violín pesa, claro que pesa,  elegí un instrumento complicado (a pesar de que amigos me aconsejaron que eligiera otro, porque el violín suele a veces "salir volando por la ventana")   pero poder tocarlo me hace feliz.  Y nunca agradeceré lo bastante la paciencia de mi familia y vecindario, que aguantaron estoicamente los principios, durante muchas horas al día, porque además estuve sin trabajar varios meses para tocar el violín, que era lo único que a mí me interesaba entonces. Si te refieres más a los bolos, te puedo decir que a veces me ha costado compaginarlos con mis turnos en el hospital, pero gracias a mis compañeros que me han echado mil cables y algún que otro "maratón" agotador, lo he conseguido.
En cuanto a la nyckelharpa,  es un "trasto" alucinante, en el grupo la llamamos cariñosamente "La Bicha".  Es un instrumento sueco, en España se le llama también viola de teclas, y yo nunca lo había visto hasta hace unos once años, cuando estuvimos tocando en un pueblecito cerca de Burdeos. Allí había una mujer que tocaba una y me la dejó.  Me pareció tan increíble  que me prometí tenerla algún día. La verdad es que se me olvidó un poco, pero meses más tarde volví a ver otra en un concierto de Oskorri,  y esa misma noche, hablando con Maria José Hernandez,  me dijo que un pianista amigo suyo de Madrid vendía una. A las dos semanas de aquella noche tenía la nyckelharpa en mi casa, y al mes siguiente la estrené en el concierto de navidad de La Campana de los Perdidos. Tenerla me parece algo mágico, por cómo suena y por la manera en que me llegó, siempre pienso que fue ella quien me encontró a mí, y no al revés.
En cuanto a su parecido con la zanfona, a pesar de lo que parezca son instrumentos muy diferentes, sólo tienen en común que en los dos el sonido se produce por cuerda frotada, en la nyckel con un arco pequeñito y en la zanfona con una rueda.  La zanfona tiene un teclado, mientras que en la nyckel la digitación (con una pequeña modificación de afinación en una cuerda) es igual que en el violín o la viola. La diferencia con ellos es que en lugar de pisar la cuerda directamente con el dedo, se hace con una espadilla que pinza la cuerda a través de unas teclas de madera. El golpeteo de esas teclas y un eco natural que producen unas cuerdas de mandolina que vibran por simpatía, hacen que tenga un sonido absolutamente único y que enamora. A mí me tiene enamorada.


Quique: La primera vez que te escuché tocar fue en "La Campana de Los Perdidos" hace ya muchos años, por lo menos veinte, si no calculo mal, me encantó. En aquellos tiempos estabais haciendo una pequeña campaña para financiar vuestro primer disco, vamos, lo que ahora se ha venido a llamar Crowfounding. ¿Qué echas de menos de esta época?.
Susana: Fueron años muy divertidos, O´Carolan empezaba a andar y teníamos mucha ilusión por tocar y explorar mundos. Lo que sí echo de menos de esos años es esa fortaleza de la juventud, entonces íbamos sobrados de energía y no se nos ponía nada por delante. Eso y la disponibilidad para quedar, el tiempo. Con los años y la marcha de la vida la cosa se complica bastante...
Ahora tenemos una madurez tocando que no teníamos entonces, y te aseguro que disfrutamos igual o más,  pero esa ilusión de sacar un proyecto adelante a veces se viene un poco abajo por obstáculos que vas encontrando en el camino, entre otros ese glorioso 21%  que últimamente y entre otras cosas está haciendo una escabechina en la cultura en general. Pero ahí andamos, resistiendo... ¿Sabes? Entonces nos reíamos hablando de cómo sería hacer bolos a los 50.  Y ahora nos preguntamos si seguiremos haciéndolos a los 70...

Quique: ¿Qué os decidió a hacer lo que ahora de nuevo se ha dado en llamar "Banda tributo"? ¿Sois conscientes de que sois unos pioneros?
Susana: ¡Qué bueno! Nunca habíamos pensado en eso, me ha gustado, mira...
Yo siempre digo que O´Carolan nació sólo, porque no tuvimos una intención clara de formar un grupo para hacer esa música. Empezamos a tocar todos aquellos temas por el mero disfrute de hacerlo, y nos dimos cuenta de que era una historia que no sólo nos gustaba a nosotros, sino también a la gente, así que la cosa fue creciendo sin darnos cuenta. La mayoría de los temas eran de O´Carolan, así que no tuvimos dudas a la hora de ponernos su nombre, nos hicimos con su obra completa y pasamos varios años peinándola y escudriñándola para seleccionar los temas más bonitos. De ahí salieron nuestros tres primeros trabajos, hasta que dimos un giro y volvimos a mirar a músicas más cercanas, de la tierra.  Y aquí estamos más de 20 años después, felices de ello. 

Quique-  Hace poco celebrasteis vuestro veinte aniversario como grupo, lamento haberme perdido la ocasión. ¿Cómo te sentiste?
Susana: FELIZ. No es fácil mantener un grupo durante tanto tiempo con tan buen rollo, seguimos siendo los amigos que éramos hace 25 años, y quisimos celebrarlo a lo grande. Hicimos un concierto con la colaboración de mucha gente y muchos amigos, entre ellos nuestro inseparable Cuarteto Concuerda, la Orquesta de la Escuela Municipal, Javier Paxariño, Xuacu Amieva...  y todo quedó plasmado en un DVD. Fueron dos días de ensayos, grabación y directo muy emocionantes, cuando todo terminó salimos  del escenario entre abrazos y llorando a moco tendido. Fue absolutamente maravilloso.

Quique- Yo tengo una teoría que me gustaría que me ayudases a confirmar. Creo que hay gente que es "más de bar". ¿Te consideras "Más de bar"?
Susana: Totalmente. Me encantan los bares en general (¿imaginas un mundo sin bares?),  pero sobre todo algunos que más que simples locales donde quedar para tomar algo son lugares mágicos llevados por agitadores culturales imprescindibles, en los que se cuecen muchas cosas y rezuman música y cultura. Son sitios en los que se viven muchos momentos especiales  y se conoce a gente maravillosa que termina siendo importante en tu vida.  Uno de esos sitios maravillosos, La Campana de los Perdidos,  ha sido durante muchos años nuestro "cuartel general", y hace muy poco quienes lo han llevado durante años, Rodo y Elena, han cedido el testigo, dejándonos a todos un poco huérfanos. Un besazo para ellos.

Quique: Esta es típica, ¿gato, iguana, perro, serpiente o araña?
Susana: Mmmm......  No sé muy bien por qué, pero perro.

Quique: Hace unos años superaste una grave enfermedad, ¿qué tal estás?. recuerdo que la encaraste con gran valentía, en mi opinión fue un ejemplo para todos. ¿Qué aprendiste? ¿Qué fue lo mejor? (lo peor no te lo pregunto por no molestarte más).
Susana: Estoy muy bien, en realidad hasta dentro de cinco años no habré cantado victoria, sigo con controles, medicación y demás, pero mi vida es casi del todo normal.
Cuando te dicen que tienes cáncer,  de repente el mundo se vuelve del revés. Acababa de volver de un maravilloso viaje a Tailandia y  me encontré con eso en un control rutinario. Por mucho que imagines nunca sabes cuál va a ser tu reacción y con qué actitud vas a afrontar lo que te espera.  Yo supe desde el principio que la cosa pintaba bien, y pelear sabiendo que casi seguro que ganas tú es más fácil,   aunque hay que armarse de paciencia y concienciarse de que un año entero de tu vida has de dedicarlo a luchar contra el "bicho".  Yo siempre digo que más que un tratamiento es una gymkana, terminas una cosa y ya te esperan para hacerte la siguiente "brujada"...   Yo tenía algo a mi favor, para mí el hospital no es un medio hostil y conocía a gente en todos los sitios a los que iba. Me ponían la alfombra roja para entrar a cualquier lado y mis frecuentes visitas estaban llenas de mil muestras de cariño de gente que se interesaba por mí y que hacían que el veneno que me llegaba con la quimio y la radio entrara de manera más agradable.
Ese año partió mi vida en dos, siempre ubico los recuerdos en el tiempo hablando de "antes" o "después".  Hubo cosas muy buenas y cosas muy malas, la quimio no es ningún caramelo y no se la deseo ni a mi peor enemigo, pero hay que saber desdramatizar y reírte un poco de lo que te está pasando, para tomar aire y volver. Mira, recuerdo una noche en la Campana  que alguien me preguntó si le dejaba probarse mi peluca. Estábamos como 15 amigos, y todos se hicieron foto con ella.  En la vida me había reído tanto. Es importante mantener el humor para hacer ese tipo de cosas, buscar la risa como sea.  Por cierto, las fotos no tienen desperdicio...
Claro que aprendí,  aprendí que quejarse, enfadarse y negar la evidencia no sirve para nada, y que con mejor cara y actitud las cosas malas se llevan mejor.  También aprendí a darle a cada cosa su importancia, a ser consciente de que eres muy vulnerable y que de un día para otro la vida da un vuelco (no es lo mismo pensarlo que sentirlo). En general,  todos esos tópicos que se dicen siempre,  de repente dejan de ser palabras huecas para cobrar mucho sentido. Vi y sentí cómo respondió toda la gente a mi alrededor y fui consciente de que si algo bueno he hecho  ha sido saber rodearme de la gente más maravillosa del mundo, y comprobé que lo mejor de la vida son la familia y los amigos.  Me sentí tan afortunada y tan abrumada con todo el cariño que me llegaba que me costó mucho asumirlo, aunque suene raro.
Sin duda, terminé ese año siendo mejor persona que cuando lo empecé.

Quique: ¿Recuerdas la primera vez que te subiste a un escenario? ¿Por qué lo hiciste? ¡Por qué!
Susana: ¡¡Claro!! Concierto de Cornamusa un día del Pilar hacia el 87-88, Plaza de Santa Cruz llena a rebosar, me convencieron y subí a cantar "El Villano". Llevaba el papel con la letra en la mano, y me temblaba tanto que el papel temblaba con ella y casi no podía leerlo...
La primera vez con el violín fue en Peñaflor, yo tocaba de pie y  sin darme cuenta iba dándome la vuelta hasta que me encontraba de espaldas al público, como los niños que se tapan los ojos y así creen que han desaparecido...  A partir de ahí y poco a poco, ya sin problema,  la verdad es que no me suele costar sentirme cómoda en un escenario.

Quique: Algunos músicos aragoneses pensamos, y no somos pocos, que O´Carolan debería tener una partida propia en los presupuestos de la Comunidad, como la orquesta de RTVE, por poner un ejemplo. ¿Qué opinas de esta nuestra opinión?
Susana: Pues que es un halago que te agradezco de corazón, y también algo tan deseable  como impensable.

Quique: ¿ Podrías recomendarnos algún libro, disco o película?
Susana: Difícil, nunca sé elegir esas cosas,  pero a ver...   Un libro, Juntos nada más de Anna Gavalda.  Si me dejas otro, por decir alguien de la tierra, acabo de leer Victoria de Fernando Rivarés, y me ha gustado.
Película, Nebraska, es de hace unos tres años, pero la vi hace poco y me encantó,  si alguien no la ha visto que no se la pierda.
Y disco.... Cualquiera de Van Morrison.

Quique: ¿Con qué músico vivo o desaparecido te gustaría colaborar? ( No vale O´Carolan).
Susana: Pues está claro que con Tourlough O´Carolan, pero si no vale, me quedaría en Irlanda con Glen Hansard o Damien Rice.

Quique: ¿Qué pregunta que no te haya hecho un entrevistador te gustaría que te hiciese?
Susana: ¿Qué pregunta de esta entrevista te ha resultado más complicada de contestar?

Quique: ¿Te gustaría responder a tu propia pregunta?
Susana: Claro que sí:  La anterior, la número 14 (travesura, es como entrar en bucle y no me he podido resistir, jaja...)

Quique: ¿Dónde podemos encontrar material del grupo? Discos , camisetas, pins.
Susana: La mejor manera de contactar con nosotros es la página de Facebook, aquí. Quien no tenga Facebook puede escribirnos a ocarolanfolk@gmail.com o a cornamuso@yahoo.es. Ahí contestaremos a todo lo que les interese.

¡Un placer!