30/1/17

Mujeres cool, por Quique Artiach: Tina Turner

La historia de Tina Turner es sobradamente conocida. Con más de cincuenta años sobe las tablas y con más de doscientos millones de discos vendidos es considerada con justicia como la reina del rock.
Superó los malos tratos de su descubridor y ex marido Ike Turner con el que formaba pareja artística y además tuvo que aguantar cuando se separó que se dijera que su carrera había terminado, que ella sin él no era nada.


Tina resurgió en los años ochenta con el apoyo de David Bowie, que coprodujo su disco de regreso. El bueno de David ya había puesto de nuevo en la carretera nada menos que a Lou Reed y a Iggy Pop (¡cuánto le debe la música a este hombre!) y desde entonces ha sido actriz en películas como el musical Tommy de The Who o Mad Max II, en series de televisión, documentales y ha trabajado además como  compositora, bailarina, coreógrafa y  por supuesto, como gran cantante.

Fue telonera de Rod Stewart. ¡Vaya telonera! espero que el pobre Rod estuviera en forma. Y artistas de la talla de Eric Clapton, Steve Winwood, Phill Collins, Robert Cray o Mark Knopfler han querido colaborar con ella.


La parte más trágica de su vida fue llevada a la gran pantalla en la película Tina dirigida por Brian Gibson y protagonizada por Angela Baset y por Laurence Fishburne.
Lo mejor de Tina Turner como artista son sin duda sus conocidísimas y apoteósicas actuaciones en directo, de una energía tan desbordante que a mí casi me da miedo verlas.

Algunas curiosidades sobre Tina son que nació en Suiza, país donde reside desde hace años,  que renunció a su nacionalidad estadounidense, que es budista y que se casó a los setenta y tres años con el productor discográfico Erwing Bach, con el que tenía una relación desde hace veintisiete años.
Actualmente vive retirada de la música ya a sus setenta y cinco taños, la suya es una carrera y una vida para quitarse el sombrero.



Todavía aparece de vez en  cuando en los escenarios en alguna colaboración y entonces al verla con esa increíble energía, con su tremenda voz y su asombrosa figura incluso a los setenta años, uno cree que el tiempo se ha detenido y que la magia existe.