22/2/17

Mujeres cool, por Quique Artiach: Joni Mitchell

Hace años, mi amiga Eva Cañada me envió un mensaje que decía “Estoy escuchando a Joni Mitchell. ¿No te parece maravillosa?”; como anteriormente me había mandado unos vídeos japoneses muy raros no le presté mucha atención, pero como ella bien sabe, guardé su sugerencia en mi cerebro. Días después me crucé con un amigo guitarrista, Joaquín P. y  le conté que estaba tocando el bajo en un grupo, nos tomamos un café y hablamos del bajista Jaco Pastorius: “lo mejor que hizo Pastorius fue lo que grabó con Joni Mitchell”. Así que tras estas dos recomendaciones me puse a escucharla.



Llegó el día de mi clase de bajo y mi profesor me dijo “Joni Mitchell contaba que Jaco fue el primer músico que le entendió”. Este problema con la comunicación con otros músicos lo tenía Joni porque era genial, ella afinaba la guitarra como quería con más de cincuenta afinaciones diferentes y tocaba acordes en posiciones que ella misma inventaba, los demás músicos sobre todo los guitarristas le veían tocar y no sabían por dónde les daba el aire. Le preguntaban ¿Qué acorde es ese? y ella no lo sabía, se guiaba por su instinto y por su gran talento musical. Jaco Pastorius era otro autodidacta genial así que se escucharon y se pusieron a tocar como si aquello fuera lo normal.

Mitchell toca también el piano y el ukelele y además es pintora: la mayoría de las portadas de sus discos son suyas.
Debido a su gran creatividad, a sus canciones asombrosas en las que desarrollaba melodías nunca antes oídas por la gente común y a su gran voz,  David Crosby le tomó bajo su protección y acabó tocando con Jaco Pastorius, Path Metheny, Michael Brecker  y Lyles Mays y esto ya en sus primeros discos.




Sentimentalmente se le relacionó con Jack Nicholson, Leonard Cohen, James Taylor, Stephen Stills, Graham Nash, Peter Asher y muchos otros, de hecho la revista Rolling Stone llegó a publicar un esquema de los grupos de la época incluyendo en él a Mitchell con flechas hacia todos sus amantes, algo que no le hubieran hecho a ningún músico varón,  por supuesto, y que nos revela que Joni era una mujer de armas tomar que hacía lo que quería, como debe ser.
No nos confundamos con el anterior párrafo, tenemos ante nosotros una de las mejores compositoras de música popular del pasado siglo, sus canciones han sido interpretadas por innumerables artistas como Judy Collins, Tom Rush, Travis y Luka Bloom.


Actuó en la película The Last Waltz de The Band junto a Bob Dylan y otros amigos de la banda como Van Morrison, Neil Diamond o Eric Clapton y ha influido en innumerables artistas como Pink Floyd, Judy Collins, Fairpor Convention, Elvis Costello, Prince, Neil Young o incluso Led Zeppelin o Esperanza Spalding.

Escuchar a Joni Mitchell por primera vez es toda una experiencia y es una droga de la que uno no se desengancha fácilmente. En más de veinte discos ha flirteado con el jazz, el pop, el rock, con la música africana y con cualquier cosa que pasara por su cabeza.
Toda una mujer que hizo una música única que marcó a varias generaciones de músicos de todo tipo.
Si tienes oportunidad de escuchar  alguno de sus discos no la dejes escapar.