27/2/17

Mujeres cool, por Quique Artiach: Mae West

Mae West fue actriz, cantante, dramaturga y sobre todo una mujer muy inteligente que supo jugar sus cartas y poner el mundo a sus pies.



Una sex-symbol de cuando casi no existía la cirugía estética tenía que combinar belleza, osadía, inteligencia para triunfar y medir muy bien sus palabras y sus actos para no acabar en la trena, algo que le ocurrió al estrenar en Broadway su obra Sex; Mae fue a la cárcel diez días acusada de “obscenidad”. Ahora esto nos suena a risa, pero corría el año mil novecientos veintiséis y para hacer algo así había que ser muy valiente. Su segundo proyecto Drag sobre la homosexualidad fue directamente prohibido por la iniciativa de la Sociedad para la supresión del vicio.



Rodeó su vida de glamour de escándalo y de mucho buen humor, lo que le valió la simpatía del público en general y generó muchas anécdotas, como que los soldados de la marina llamaban a los chalecos salvavidas hinchables “Mae West” por razones obvias.

Se casó en secreto, fichó por la Paramount a la que salvó de la quiebra, reescribía sus diálogos eclipsando con ellos a sus compañeros de reparto, lanzó la carrera de Cary Grant y de Anthony Queen, fue la mujer mejor pagada de Estados Unidos y además muy buena empresaria, invirtiendo sus ganancias en bienes inmuebles, se retiró del cine aunque siguió produciendo y cantando.



Dalí la inmortalizó en su famoso sofá con la forma de sus labios, inspiró a los creadores de Betty Boop y nos regaló un montón de frases inmortales con doble sentido que superando la censura abrieron la mente de muchas personas.



Nos dejó una docena de películas, otros tantos discos con sus fotografías y una forma de entender la vida y de vivirla verdaderamente admirables.


No os perdáis este video donde aparecen algunas de sus frases más célebres.