19/5/17

Thermomix, ¡probando!

Hemos escuchado por igual opiniones sobre sus defectos y virtudes, así que hemos decidido ponerla a prueba y sacar nuestras conclusiones.



En resumen, parece que el mayor "pecado" que se atribuye a la Thermomix es que limita tu creatividad en la cocina y tus méritos culinarios se limitan a obedecer órdenes como un autómata. Sin embargo, si tu principal propósito no es ser un reconocido chef en tu casa, sino un eficiente cocinero capaz de resolver el menú semanal de forma rápida y limpia, parece que el robot alemán se convierte en el mejor aliado que puedas echarte a la cara. Lo cierto es que este aparato se encuentra en casi todas las cocinas de restaurantes que se precien y no por eso se les resta mérito a sus platos. 

Decidimos probar Thermomix con la idea de comenzar a cocinar en casa con nuestros propios ingredientes un montón de alimentos que habitualmente se compran ya elaborados, y que no gozan de buena prensa por su alto contenido en azúcares, aceite de palma, conservantes etc. Es el caso de la bollería, las galletas, la masa para pizza, las salsas, pastillas de caldo... En definitiva, nuestro objetivo es ir sustituyendo todos esos productos ultra procesados por otros caseros con la ayuda de un aparato que nos permitiera simplificar un poco la faena.





Pues bien,  como a nosotras nos gusta sacar nuestras propias conclusiones, llamamos a Maruchi para que nos hiciera una demostración con la última versión de Thermomix y hacer un menú sano, rico y completo para cinco personas (y un bebé) en menos de una hora.

Lo primero que nos llamó la atención es que la TM5 (en el mercado desde 2014) tiene tecnología digital, por lo que su uso resulta súper sencillo. Desde la plataforma online Cookidoo tienes acceso (por 36€ al año) a una inmensa base de datos de recetas que puedes guardar y organizar en tus propias carpetas. Desde ahí también puedes organizar tus menús semanales e incluso subir las recetas a una lista de la compra virtual que puedes llevar al mercado en tu móvil para que no se te olvide ningún ingrediente.





Cuando ya lo tengas todo y te remangues para cocinar, tú solo debes sincronizar tu dispositivo Cook Key vía wifi con tu Thermomix y paso a paso te irá indicando todo lo que debes hacer, echar o ir preparando. Ella se encarga de pesar, picar, remover y cocinar lo que haga falta. Cuando haces un bizcocho... ¡hasta te avisa con tiempo de que pongas el horno a calentar!





En esta ocasión decidimos preparar un menú consistente en pisto y lubina con patatas. De paso, aprovechamos para cocer unos huevos y alguna patata de más para poder hacer además una ensalada por si nos apetecía picar un poco. Así que nos pusimos manos a la obra. Como se trata de una cocina 100% guiada, resulta facilísimo seguir cada paso, tanto si entiendes de cocina como si no tienes ni idea.

Una de las ventajas de Thermomix es que si te gusta una de sus recetas, puedes repetirla las veces que desees y siempre te saldrá igual. No corres ese riesgo de "a ver cómo me va a salir hoy", y lo cierto es que esto es una ventaja, especialmente si tienes invitados en casa.



Después de la prueba de la TM5 con Maruchi, hemos decidido hacernos con una de ellas y lanzarnos a preparar nuestros propias elaboraciones. Prometemos tratar de conservar nuestra creatividad culinaria, ¡aunque solo sea a la hora de confeccionar los menús semanales!