7/6/17

Mujeres cool por Quique Artiach: Aletta Jacobs

Hija número ocho de un total de doce, Aletta pronto manifestó su interés por la profesión de su padre, que era médico, pero como en la Holanda del siglo XIX las mujeres tenían prohibido el acceso a la universidad, obtuvo el título de auxiliar de farmacia y una vez obtenido éste, escribió al Rey, pidiéndole permiso para acceder a la facultad de medicina. El Rey contestó al padre de Aletta,  dándole  su consentimiento -a él-  para que ella pudiera comenzar sus estudios universitarios. 

Jacobs fue, sólo por su propio tesón, la primera universitaria holandesa y la primera mujer médico de su país.

ALETTA JACOBS

Si sólo contásemos su vida hasta aquí Jacobs ya sería una mujer increíble, pero tras licenciarse decidió atender gratuitamente, varios días a la semana, a indigentes, niños y prostitutas. Pronto se concienció de los graves problemas de las mujeres e impartió cursos gratuitos de higiene y de cuidados infantiles. 

Consiguió introducir cambios en la legislación laboral de su país, en concreto hizo colocar bancos  en las tiendas, para que las dependientas pudieran descansar en algún momento de sus más de diez horas de jornada laboral, que hasta entonces pasaban de pié, lo que les ocasionaba graves y absurdos problemas de salud.

Ayudó a difundir y a perfeccionar el Diafragma del Doctor Whilem P. J. Mensinga, lo que le valió numerosas críticas, incluso dentro de su propia familia, pero eso lejos de pararla hizo que su compromiso social, en este caso con las mujeres, se acrecentara.

Fundó en 1903 la Asociación por el Voto de la Mujer y fue su presidenta hasta que este objetivo se logró en Holanda enn 1913. También fundó la Liga Internacional de Mujeres por la Paz y las Libertades.

ALETTA JACOBS


Aletta Jacobs fue una mujer que en vez de resignarse a casarse, como tantas otras, decidió cambiar las cosas desde la formación, la participación directa y desde el asociacionismo, y consiguió hacer un mundo mucho mejor, no sólo para la mujer, sino para todos. Por todo ello no podemos hacer otra cosa que difundir su obra y estarle profundamente agradecidos.