14/6/17

Mujeres cool, por Quique Artiach: Hildegarda de Bingen


Andaba hojeando una historia de la música en una biblioteca, cuando descubrí asombrado que la primera persona que ideó un sistema de representar las notas musicales fue una mujer: Hildegarda de Bingen ¿Cómo era posible que este dato fuera desconocido? Además, siendo yo músico y una persona con alguna que otra inquietud por la cultura, aquello me pareció inconcebible.

HILDEGARDA DE BINGEN

Ya que estaba allí,  me puse a investigar sobre ella y este caso de discriminación todavía me sorprendió más, si es que esto era posible.
Hildegarda que fue entregada a la Iglesia por sus padres cuando era una niña, fue además de músico, médico, escritora, abadesa, mística, visionaria, astrónoma, consejera de reyes y personalidades ilustres como Leonor de Aquitania o Enrique III de Inglaterra  y un sinfín de cosas más.
Emancipó la comunidad de religiosas que lideraba de sus compañeros monjes, lo que le ocasionó problemas con otras autoridades eclesiásticas, y le acarreó a su vez,  problemas emocionales y de salud.

Realizó viajes de predicación -algo impensable en una mujer cristiana de su época-, escribió sobre medicina, tratados sobre hierbas naturales, cartas y poemas. Describió la Lengua Ignota, una lengua artificial que utilizaba con fines místicos.

HILDEGARDA DE BINGEN

Su vida transcurrió a caballo entre los siglos XI y XII y a pesar de que ya el papa Eugenio III,  contemporáneo de Hildegarda, leyó sus escritos sobre sus visiones, afirmó que eran obra del Espíritu Santo y  le animó a que siguiera escribiéndolas, no fue Doctora de la Iglesia ni santa hasta el papado de Benedicto XVI, ya en nuestros días,  ¿No hubiera sido Doctora y Santa mucho antes en caso de haber sido hombre?

Pero no estamos aquí hablando De Bingen por esto, Hildegarda fue una sabia que llegó al conocimiento por todas las vías de las que disponía, la razón, el estudio y también a través de su espíritu. Escribió sobre antropología, música, medicina, teología, y astronomía.

Poco a poco su tremenda figura ha ido colocándose en  el lugar que le correspondía, desde 1918 hay un asteroide con su nombre Hildegard y en su honor se puso su nombre a un cráter lunar en 2016.

Compuso más de setenta obras musicales una de las cuales fue utilizada en la película Una mente maravillosa dirigida por Ron Howard y protagonizada por Russell Crowe, Jennifer Connelly Ed Harris y Paul Bettany

También hay una película sobre su vida dirigida por la directora alemana Margarethe Von Trotta. En 1998 el gobierno alemán acuñó una moneda conmemorativa del 900 aniversario de su muerte.